Cercar en aquest blog

divendres, 15 de juny de 2012

El gemelo del joven hallado muerto en Vallada confiesa que lo mató por accidente


El ahora detenido apenas ocultó el cuerpo, que permaneció 14 meses a pocos metros de su casa






El cadáver fue encontrado el pasado 21 de abril junto al cerramiento trasero de la vivienda.  perales iborra

TERESA DOMÍNGUEZ VALENCIA  
Durante 14 largos meses, el cadáver de Michael G. permaneció a poco más de diez metros de la valla de su casa, justo frente a la estancia que su hermano gemelo, y presunto responsable de su muerte, utilizaba para dormir. Ayer, tras su detención, Ryan, que cumplió 19 años el pasado martes, confesó su implicación en los hechos aunque afirma que fue un desgraciado accidente y que no dijo nada porque se asustó.
La investigación llevada a cabo por el grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Valencia dio comienzo el pasado 21 de abril, cuando un hombre que paseaba por la Serra de l'Ombria, en Vallada, se topó con unos restos óseos humanos. Desde el primer momento, todas las sospechan apuntaban a que podía tratarse de Michael G., un joven de origen inglés de 17 años cuya desaparición había denunciado su madre en mayo de 2011, dos meses después de que faltara de su domicilio.
Michael vivía en un chalé aislado con su madre, su abuelo, su hermano gemelo Ryan y sus dos hermanas menores, también gemelas entre sí. El chico solía irse de casa con cierta habitualidad, por lo que la madre creyó que se trataba de otra de sus escapadas. Por esa razón, esperó un tiempo y, cuando vio que no regresaba, comenzó a preocuparse y denunció ante la Guardia Civil de Canals.
En ese tiempo, Ryan no dijo una sola palabra. Desde que comenzó la investigación, la Guardia Civil sospechaba que se trataba de una muerte violenta y que el hermano gemelo podía estar implicado, pero las pruebas eran escasas. El tiempo transcurrido había eliminado la mayor parte de los tejidos blandos del cadáver y en los huesos los forenses no encontraron señales que revelasen cómo se había producido el mecanismo de la muerte.

La identificación oficial
La Comandancia de Valencia envió al laboratorio central de criminalística de Madrid, como es habitual en estos casos, los huesos de mayor tamaño y superficie con el fin de extraer el ADN y cotejarlo con una muestra tomada a la madre de Michael. Se trataba de obtener la identificación oficial del cuerpo.
El resultado llegó hace dos semanas y el juez que instruye el caso, titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Xàtiva, fue informado del avance en la investigación, que entraba en su recta final.
A partir de la constatación de que se trataba de Michael G., los agentes cerraron el círculo sobre Ryan, que finalmente fue detenido en la mañana de ayer en su domicilio, en el chalé de Vallada.
El joven ha confesado su participación en la muerte de su hermano, y la ha situado en el contexto de una de tantas peleas que tenían entre ellos. De hecho, todo apunta a que se trata de un homicidio imprudente.
Tanto es así, que Ryan ni siquiera intentó ocultar el cuerpo, pese a que estaba entre la valla de cerramiento del domicilio familiar y un camino que discurre junto a la propiedad. Es más, el cadáver permaneció todo ese tiempo a un puñado de metros de la estancia donde dormía el ahora detenido, que mañana pasará a disposición del instructor para que decida sobre su situación procesal.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

EL TEU COMENTARI NO ES PUBLICARÀ SI:
- L'escrius anònimament. Escriu el teu nom o busca't un pseudònim.
- És ofensiu i gens respectuós. Apren a raonar.
- Ho escriviu tot en majúscules.
- Es desvia de la temàtica tractada. Escriu un correu a valladacity@gmail.com o fes-te col·laborador si vols escriure sobre una temàtica nova al nostre bloc.

Gràcies per opinar.