Cercar en aquest blog

dijous, 4 de març de 2010

Mercat renaixentista a Xàtiva


Aquest cap de setmana hi haurà un gran esdeveniment a la ciutat de Xàtiva. Un mercat renaixentista amb personatges de l'època dels Borja. 400 actors, 120 espectacles, exposicions i més... La festa i la diversió estan asegurades, tan sols faltaràs tu. T'esperem.

Infància i Maternitat. Imatges Llunyanes? Exposició Fotogràfica al Centre de Salut





A partir d'aquest divendres 5 de març i durant un temps indefinit, hi hauran exposades al nou centre de salut de Vallada, una sèrie de fotografies que tracten el tema de la infància i la maternitat.


El fotògraf de Vallada, Kike Pérez Colomer tracta aquesta temàtica i l'acompanya amb xicotets textos que intenten informar i fer-nos reflexionar sobre la situació a països més llunyans i sense recursos.


Pugueu vore l'obra d'aquest artista en la seua web: www.hein-rich.com

Programació de la Falla Blasco Ibáñez

Feu click per agrandar-la

dimecres, 3 de març de 2010

LA ZONA FANTASMA. 20 de diciembre de 2009. Libres según


El nostre amic "IRON MAIDEN" ens ha enviat aquest article per a qui li puga interessar:
________________________________
Una de las actitudes que parece haber pasado a mejor vida en el mundo occidental, y desde luego en nuestro país, es la que engloba una serie de antiguas virtudes que, por lo visto, ya nadie considera tales. Llámenlas sobriedad, discreción, elegancia, austeridad, aversión a la histeria, al exceso y al pataleo, deseo de no importunar y de no crear más complicaciones de las existentes, de no dar la lata ni entorpecer las tareas de los demás. Llámenlas aguante, entereza, capacidad de encaje ante los reveses y los contratiempos, ganas de no desorbitar las cosas ni sacarlas de quicio, y por supuesto asunción de la propia responsabilidad. Todo eso, que era fundamental para la convivencia y para que cada cual realizara su trabajo con cierta eficacia y sin presiones inmerecidas, ha desaparecido de la faz de nuestras tierras. España, me temo, es el país que en mayor medida lo ha desterrado, de cuantos conozco, y sus ciudadanos se han convertido en los más exigentes, quejicas y despóticos, unos individuos (ya sé, hay excepciones) que creen tener derecho a todo y ningún deber; que, cuando cometen imprudencias a las que nadie los obliga, claman contra el Gobierno de turno si éste no se apresura a sacarles las castañas del fuego, espoleados por una caterva de periodistas, eminentemente televisivos, a los que nada gusta tanto como despotricar y exigir responsabilidades a quienes no las tienen.
No sé. Toda desgracia es lamentable, sentimos compasión por quienes las padecen, se las hayan buscado o no (ejem), y deseamos que logren salir de ellas. Pero, la verdad, yo no entiendo por qué el Estado -es decir, “los demás”- tiene o tenemos la culpa de que unos turistas naufraguen en aguas egipcias y no todos logren salvarse. Tampoco que sólo “los demás” la tengamos de que un atunero que faenaba fuera de la zona protegida haya sido capturado por piratas y sus tripulantes retenidos durante mes y medio. Ni que las familias de esos pescadores -que trabajan en el sector privado- se pongan de inmediato a “exigir” y “reclamar” cosas, algunas tan caprichosas como “una sala VIP” en el aeropuerto de Bilbao. Probablemente se la habrían brindado de todas formas para el encuentro con los secuestrados, pero, ¿de qué mentalidad proviene la idea de la “reclamación”? No hablemos de las nevadas de cada invierno: se anuncian, se desaconseja a los conductores que se echen a las carreteras. Éstos no hacen ni caso, luego se quedan atrapados durante horas, y quienes se la cargan son los meteorólogos, Protección Civil y el Gobierno, más o menos por no haber impedido la caída de copos desde el cielo. Si hay una riada y se inunda un pueblo, en seguida se ve a ciudadanos coléricos, azuzados por las televisiones, exclamando: “¿Dónde están las autoridades? Nos hemos quedado sin luz ni teléfono, y las tuberías están atascadas. ¿Cómo es posible que no se remedie todo al instante?” Pocos parecen capaces de razonar y decirse: “Hombre, con la tromba es normal que todo se haya ido al carajo. A ver si escampa y lo arreglan cuando puedan, buenamente”.
Asimismo ha desaparecido, o menguado, el sentimiento de gratitud. Si yo perteneciera a alguno de los cuerpos que echan una mano a la gente en apuros (si fuera bombero, policía, militar o reparador de desperfectos), estaría desesperado al comprobar que casi nadie da las gracias por las duras tareas o rescates que llevan a cabo, sino que lo normal es que los afectados se solivianten porque uno no ha actuado con la suficiente rapidez o -lo que es más cómico y más trágico- no ha adivinado que se iba a producir un incendio, una inundación, un atraco, un secuestro, un atentado, y no los ha impedido. Y qué decir de los médicos y las enfermeras. Suelen ser personas admirables, que hacen lo indecible por salvar vidas y curar enfermedades. Y, cuando nada pueden, son seguramente los primeros en lamentarlo. Pues bien, cada vez es más frecuente que los pacientes y sus familiares, lejos de facilitarles su tarea y sentir agradecimiento hacia ellos, se pongan hechos unos basiliscos cuando se les anuncia que por desgracia no hay remedio. “¿Cómo que no?”, gritan enfurecidos, y no es nada raro que peguen a la doctora o al enfermero. “Usted tiene que curar a mi padre de ciento dos años, y si no, es una inepta y se le va a caer el pelo, a usted y a la clínica entera”. En cuanto a los maestros y profesores, que se encargan de la noble y paciente misión de desasnar a los asnos (todos lo somos inicialmente), no sólo no reciben a menudo la gratitud de los progenitores de asnos, sino que les llegan sólo sus quejas, su ira e incluso sus agresiones, porque en el fondo esos padres están a su vez deficientemente desasnados y les debe de molestar que sus vástagos se hagan más civilizados que ellos.
Nuestros Gobiernos suelen ser pusilánimes y no se atreven a poner freno a esta creciente creencia, por parte de la población, de que todo le es debido; aunque sea ella sola, por su cuenta y riesgo, la que se meta en un berenjenal o se exponga a una estafa, “los demás” estamos obligados a salvarla o a resarcirla. Todavía estoy esperando a que algún dirigente se plante y lance este sencillo y razonable mensaje: los ciudadanos son libres siempre, luego deben hacerse responsables de sus actos y decisiones.
JAVIER MARÍAS
El País Semanal, 20 de diciembre de 2009

Club d'escacs de Vallada

De nou trobem papers apegats per el poble anunciant alguna cosa i... sorpresa! No ens ho han comunicat!
Al final ens acostumarem i tot...


Doncs "se'ns comunica" (per dir algo...) que s'ha creat un club d'escacs en Vallada on tots els aficionats a aquest esport mental pugueu apuntar-vos. 


També tenen una web www.clubajedrezvallada.es.tl

L'hem afegida al llistat de webs de Vallada.


Salut!

dilluns, 1 de març de 2010

Fenòmens paranormals al super

Vullc compartir amb vosaltres una cosa molt extranya que passa al Consum del nostre poble:

El 99% del vallains, parlem el Valencià.
Els que treballen al Consum, parlen Valencià.

Aleshores, per què, quan gasten el micròfon per a cridar-se entre sí, o per a comunicar algo als clients, ho fan en Castellà?

Pot ser semblen gilipollaes, però més giliopollada és el que fan i per què ho fan... A cas pensen que són més professionals per fer-ho en Castellà?

Lo millor de tot és que, a diferència de Mercadona, Consum sol fer part de la carteleria dels seus productes en Valencià...

En fi, coses que tenim que aguantar... els que estem sensibilitzats en aquest aspecte.

Una setmana vergonyosa


La setmana passada ha sigut generosa en aparició de valencians als mitjans de comunicació. I ha segut una vergonya darrere d’altra. Començà la setmana amb l’actuació estel·lar de John Cobra en la final dels candidats a representar-nos a Eurovisió. L’espectacle de l’ex-presidiari valencià, mans al paquet, cridant “tocadme la polla” restarà molt de temps a la nostra memòria.
 A continuació ens assabentem que Nacho Uriarte, president de NN.GG. del PP i diputat per València, presentà la dimissió com vocal de la Comissió de Seguretat Vial del Congrés de Diputats, després de tindre un accident de tràfic i donar positiu al control de alcoholèmia.
Tot seguit ens arriba la noticia de la suspensió del secretari general de la Radio Televisió Valenciana (RTVV), Vicente Sanz, per una denuncia de persecució sexual. La informació apareguda a El País del contingut de les denuncies de les víctimes, on es relata les vexacions, obscenitats i amenaces del ex-president provincial del PP i ex-diputat autonòmic, es esborronador. Es palesa la indignitat de qui, des de la posició de poder de cap de personal, es capaç de fer aquestes coses. Però el pitjor es que aquest home ja donava senyals del que era capaç des del principi de la seua actuació pública. En les hemeroteques apareix la frase de Sanz: “estoy en política para forrarme”. Desgraciadament no es l’únic que ho ha dit i ho ha complit, però la frase fa un retrat encertat del personatge.  
Un altre personatge que mostra la seua doble moral i nivell per a representar els valencians es el vicepresident Juan Cotino, membre del Opus Dei, de misa diària, dirigint-se  a la diputada Mònica Oltra dient-li: “Tindria vergonya, si fora pare, de tindre una filla com esta, però com possiblement no el coneix...”.  Era la manera de fer callar a la diputada ja que no va poder rebatre  ni argumentar en contra del discurs ben fonamentat i documentat d’Oltra.
I per acabar la setmana veiem, per la declaració de bens dels càrrecs públics, que el nostre president autonòmic no te, com qui diu, ni un duro, i que el nostre diputat local no te cap immoble ni propietat  i té que viure a casa dels pares, en casi seixanta anys que té.

IRON MAIDEN

Opinió d'algú del poble i de més lluny


Soc nou/a, estinc d ‘acord q el nostre poble ha perdut la perspectiva desde el punt dels jovens,
Pero els jovens tenen molt de vorer am aixo,mes esplico,son molts q no tenen ningun interes en fer
Res de res i am no buscar alternatives o implicarse am nous proyectes.
Si vuiguem cambiar ,tinguem TOTS implicarmos.

El nostre poble te moltes opcions esperant q les agafem i les disfrutem

Hanspeter Schweizer