Cercar en aquest blog

dilluns, 28 de setembre de 2009

Notícia interessant al Levante-EMV

LEVANTE-EMV VALENCIA

Los conflictos entre los ayuntamientos y el Arzobispado por la propiedad de iglesias, solares o bienes culturales vienen de lejos. Muchos han sido los episodios de enfrentamientos que han acabado en los juzgados ante la falta de acuerdo.


VALLADA
En 1983 el Ayuntamiento de Vallada demandó al párroco, a la parroquia de San Bartolomé y al Arzobispado de Valencia por apropiarse indebidamente de hasta 26 fincas, parcelas y edificios libre de toda carga y gravamen. Es curioso el caso de la marquesa viuda de Colomer, Teresa de Albornoz y León fallecida en Valencia el 29 de enero de 1907, que dejó en testamento sus bienes a una fundación cuyos, beneficios habrían de ser destinados al mantenimiento de un colegio de pa?rvulos, bienes que nunca pudo disfrutar esa fundación.


ALZIRA
Desde 1988, el Ayuntamiento de Alzira y la Iglesia mantuvieron un duro pleito por la propiedad de la ermita del Lluch. El Arzobispado decidió inscribir la iglesia aportando un certificado suscrito por el canciller de la diócesis que avalaba que la ermita pertenecía al Arzobispado desde "tiempo inmemorial. De nada sirvió el intento de negociación del ayuntamiento. Al final la disputa acabó en el juzgado y los jueces le dieron la razón al consistorio.


ALBERIC
Sonado fue también el litigio entre el Ayuntamiento de Alberic y la curia por la propiedad de la ermita de Santa Bárbara. Al final llegaron a un acuerdo salomónico: el consistorio conservó la titularidad del edificio y Iglesia arrancó la garantía por escrito de que se destinaría al uso religioso. Y así ha sido hasta ahora. Pero en ese periodo hasta llegar al consenso se abrió una herida en la población de la Ribera Baixa, con enfrentamientos agrios, búsqueda de todo tipo documentos históricos y todo cruce de las más inverosímiles acusaciones. La Iglesia llegó a acusar al ayuntamiento de poner el pueblo en contra del Arzobispo. Pero al final la sangre no llegó al río y ambas partes pudieron llegar a un entendimiento sin tener que llegar a un juicio.


L'ALCORA
El Ayuntamiento de l'Alcora llevó a los tribunales la propiedad de la ermita de Sant Cristófol.


SUECA
En el año 2000, la a inscripción del templo de Nuestra Señora de Sales por parte del párroco de Sueca provocó un enfrentamiento con el ayuntamiento, ya que el templo formaba parte del patrimonio municipal en virtud de una donación realizada por un particular.


OLIVA
Oliva y Arzobispado mantuvieron un agrio litigio por la propiedad de unos terrenos en los que debía erigirse un centro ecuménico. El pleno del ayuntamiento decidió revertir la cesión del solar ante la paralización de las obras. Los jueces al final dieron la razón al consistorio de la Safor.


MASSAMAGRELL
El párroco de Massamagrell, Pedro Enrique Rivera, protagonizó un curioso episodio al mantener más de dos semanas una huelga de hambre para exigir al ayuntamiento la recalificación de los terrenos que ocupaba la iglesia de la Virgen del Rosario.